Un paseo para recordar: el Capricho

images

Cuando uno pasea por Madrid y decide ir a algún parque, suele pensar en El Retiro, en los Jardines de Sabattini olvidándonos muchas  veces de los parques más pequeños y atractivos, como puede ser el parque del Capricho. Sin lugar a dudas, yo consideraría este parque mi parque favorito de Madrid. Quizás deba a su nombre tan buenamente escogido y a mi afición a buscar conexiones entre cosas, pues mi primera guitarra también se llamaba Capricho, así como por otras coincidencias.

Dedicándonos al parque, el Capricho contiene muchos de los elementos característicos de su época, el siglo XVIII. Siguiendo una mentalidad neoclásica reina la armoniosidad, la sencillez artística y el afán educativo y lúdico.

jardines-parque-el-capricho-madrid-Medium

El parque comienza con una pequeña plaza que en su día fue una plaza de toros, lo que nos recuerda el lado más frívolo de este siglo. A su vez esta plaza se une mediante un pequeño paseo a otra plaza de estilo clásico donde se pueden encontrar bustos de diferentes emperadores romanos.

Caminando un poco más nos encontramos una pequeña rosaleda que conduce a la entrada del palacio de los Duques de Osuna, el cual contaba con una biblioteca de más 6000 volúmenes y un majestuoso salón de baile. Pero sin duda lo más interesante para el caminante es el laberinto que aloja este jardín, uno de los más grandes conservados. El laberinto, que mantiene la estructura original está realizado con laureles, planta cargada de gran simbolismo para el amor y los juegos de la época.

El pasear por el Capricho nos lleva a un pequeño monumento a Baco junto a pequeñas edificaciones llenas de exotismo y curiosidad como un pequeño fortín de aguas verdes y pantanosas, la llamada Casa de la Vieja, que podría haber sido la casa de cualquier hobbit en la famosa obra de Tolkien o una pequeña ermita con la finalidad de mezclar la vida más humilde con la más elevada y lujosa.

El Capricho es un jardín familiar, un lugar ideal para los niños, para las parejas, para sentarse a leer o a dibujar o simplemente relajarse durante un buen rato.

No queda más que adentrarse en este laberinto, pero esta vez, de color verde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s