Antes de que anochezca

Image

“Había empezado ya mi autobiografía en Cuba. La había titulado Antes que anochezca, pues la tenía que escribir antes de que llegara la noche ya que vivía prófugo en un bosque. Ahora la noche avanzaba de nuevo en forma más inminente. Era la noche de la muerte. Ahora sí que tenía que terminar mi autobiografía antes de que anocheciera. Lo tomé como un reto. Y seguí así trabajando en mis memorias.”

Así explica Reinaldo Arenas el porqué del título de este libro autobiográfico, la última obra que saldría de su pluma antes de suicidarse en Estados Unidos. El libro abarca desde la historia de su nacimiento, de una infancia pobre rodeado de primos ilegítimos o abandonados como le ocurrió al propio Arenas, su adolescencia, la Revolución y la historia de su exilio hasta llegar a sus últimos momentos de vida. Sin embargo, la intención de Arenas era mostrarnos la historia literaria de un país, de sus amores homosexuales y de la persecución a la que se vio sometido.

Arenas muestra sus vivencias personales, las de un hombre sencillo y sensible que podría haber representado una generación entera, la cual vivió dos dictaduras, creyó y se desilusionó. Arenas fue perseguido, encarcelado y finalmente exiliado. Los enemigos le rodearon siempre, pero le acabó venciendo uno más poderoso que la naturaleza humana, el SIDA.

Llevada al cine y nominada a los óscars, tanto la novela como la película son el ejemplo de un hombre luchador y artístico pero sobre todo de una verdad que muy pocos conocen.

“Queridos amigos: debido al estado precario de mi salud y a la terrible depresión sentimental que siento al no poder seguir escribiendo y luchando por la libertad de Cuba, pongo fin a mi vida. En los últimos años, aunque me sentía muy enfermo, he podido terminar mi obra literaria, en la cual he trabajado por casi treinta años. Les dejo pues como legado todos mis terrores, pero también la esperanza de que pronto Cuba será libre. Me siento satisfecho con haber podido contribuir aunque modestamente al triunfo de esa libertad. Pongo fin a mi vida voluntariamente porque no puedo seguir trabajando. Ninguna de las personas que me rodean están comprometidas en esta decisión. Sólo hay un responsable: Fidel Castro. Los sufrimientos del exilio, las penas del destierro, la soledad y las enfermedades que haya podido contraer en el destierro seguramente no las hubiera sufrido de haber vivido libre en mi país.

Al pueblo cubano tanto en el exilio como en la Isla los exhorto a que sigan luchando por la libertad. Mi mensaje no es un mensaje de derrota, sino de lucha y esperanza.

Cuba será libre. Yo ya lo soy.

Firmado,
Reinaldo Arenas”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s