Libro de reclamaciones

Libro de reclamaciones, un nombre un tanto extraño para un libro, pero sin duda fue su titulo y su cubierta lo que más me atrajo en un primer momento, y no me equivoqué. En cuanto abrí el libro y leí la primera raclamación de Tutankamón tuve que hacer un esfuerzo por no reírme y no parecer la clásica loca. Me atrapó desde el principio y tuve que seguir leyendo.

libro-de-reclamaciones

Este libro, publicado por Léeme libros en abril del 2015, es un tanto peculiar ya que sus autores, Marina Pérez y Dani Niño,  nos ofrecen la otra cara de la historia o quizá la otra posible historia que podría haber sido y no es desde los inicios hasta nuestra actualidad. Libro de reclamaciones, es precisamente eso, un conjunto de reclamaciones de personajes célebres donde defienden el lado menos conocido de muchos hechos clave desde Moisés a la perrita Laika, pasando por Hitler o incluso el carpintero de la mesa redonda del Rey Arturo luchando contra Ikea.

Como es lógico no se trata de una obra sesuda diseñada para los amantes de la historia más fiel, más bien podríamos considerarlo un libro de monólogos históricos donde los más jóvenes también pueden aprender algo, a pesar de tratarse de hechos ficticios. Como dicen los propios autores: “Hemos utilizado personajes históricos para poder dar alguna colleja a personajes actuales. Al final te das cuenta que no hemos evolucionado tanto”.

Así que si buscas un libro que te entretenga y te haga pasar un rato agradable, este es tu libro, una obra muy en la línea de los Diarios de Adán y Eva de Mark Twain donde hasta la mismísima bibliografía de obras consultadas es una auténtica e hilarante patraña. ¡Qué disfrutes!

   A mis nietos y bisnietos, que conforman lo que viene siendo la hu­manidad al completo:
   Quiero limpiar mi imagen de las cosas que posiblemente hayáis oído sobre mí. Sé que hay un best seller que viene teniendo éxito desde hace algún tiempo, la Biblia. Me gustaría que no dieseis credibilidad a todo lo que se dice de mí en ella. El éxito de este libro pasará pronto, esto de la religión parece ser una moda pasajera. Lo sé porque en mi club de lectura no se hablaba de otra cosa, pero últimamente va cogiendo fama una nueva historia: 50 sombras de un eunuco (unas tablas inscritas que tratan sobre un hombre al que le gusta seducir mujeres, pero que, a la hora de la verdad, resulta ser algo decepcionante).
   Volviendo al tema que nos ocupa, si no habéis leído la Biblia, lo cual no es de extrañar dado el alto nivel de analfabetismo de nuestros días, es posible que hayáis escuchado algunas historias. Hacedme caso, todo lo que se dice es mentira, falsos testimonios sobre vuestra respetada y querida abuela. Y espero de vosotros que limpiéis mi nombre, porque debéis saber que esto es algo que afecta a toda la familia, por no hablar del lugar tan poco respetable en el que deja a las mujeres en general. […]
Dios dijo que la culpa era de los dos, pero adivinad qué. A mí me castigo diciendo que pariría con dolor y a él que del polvo vendría y en polvo se convertiría. Decid la verdad, ¿no veis los castigos algo descompensa­dos? Por no hablar de la actitud inmadura de un Dios que se supone que debe cuidar de todos nosotros. ¿Qué es eso de parirás con dolor? ¿Qué eres, un Dios o una gitana enfadada porque no te he pagado la ra­mita de romero? Esto último fue justo lo que le dije y claro, no se lo tomó muy bien, así que yo ahora también me convertiré en polvo. Por eso mi afán de defenderme, porque veo que me muero y que mi nombre quedará mancillado para siempre.
   Así que pido que, leáis lo que leáis, intentéis pensar por vosotros mis­mos. Ese libro no hace más que airear nuestros problemas familiares y quiero que sepáis que me marcho, pero que dejo todo en manos de mis abogados. Es una vergüenza que un libro trate de hacer dinero con nuestras miserias. Vale que Caín le reventó la cabeza a Abel con la quijada de un burro, pero las riñas entre hermanos pasan hasta en las mejores familias. Repito que menos mal que la Humanidad está evolucionando y en el futuro será impensable que se vayan aireando las intimidades de la gente célebre sólo para hacer negocio.
   Os quiero y espero que esta carta haya servido para que tengáis una idea más aproximada de cómo era vuestra verdadera abuela y bis­abuela. Una mujer a la que no controlaba ni Dios, nunca mejor dicho.
Eva (Sin apellidos por ser la primera)

historicalcharacters_thumb4

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s