Recitatif de Toni Morrison

Si te preguntara quién fue la primera mujer de color en ganar el premio Nobel de literatura, seguro que no sabrías responderme. Pues fue Toni Morrison, que por si fuera poco es Premio Nacional de la Crítica, recibió el Pulitzer en 1987 y ser miembro de la Academia Americana de las Artes y las Letras y del Consejo Nacional de las Artes.

morrison

Morrison, a pesar de ser casi una desconocida en España, trae a sus espaldas 12 novelas y fue editora de Random House. En sus obras trata con profundidad la historia sociopolítica de su raza, centrándose especialmente en los conflictos sociales y en destapar el idílico panorama de convivencia racial en Estados Unidos.

Con este marco introductorio, ya puedo hablarte de Recitatif, su único relato. Un texto de unas 20 páginas que cumple con lo que a la autora más le gusta del mundo literario: empezar a leer y no querer parar.

“Siempre he buscado producir un impacto poderoso en el lector con lo que escribo. Y con la brevedad como norma hay que ser muy cuidadoso en las descripciones para preservar lo que se desea transmitir. No quiero que la gente se distraiga ni un instante. Busco que el lector se entregue y quiera pasar las páginas rápidamente. El arranque de una novela es lo más importante para mí, al igual que el final. Me interesa una literatura con imágenes, con un lenguaje y unas palabras intensas donde cada una de ellas tenga su fuerza y su lugar preciso”.

Entrando un poco más en materia, este relato habla de dos amigas, Roberta y Twyla, dos niñas de ochos años que se conocen en un orfanato. Su amistad comienza al ser las únicas niñas del centro cuyas madres están vivas. La madre de Roberta siempre está enferma (una enfermedad que va y viene, por lo que parece algún tipo de adicción) y la de Twyla prefiere bailar en discotecas. Las niñas tienen la misma edad, pero sabemos que son de razas distintas, aunque no se indica quien es la blanca y quien la negra. Con el paso de los años se encuentran hasta cinco veces ya como adultas. Gracias a esos reencuentros vemos la trayectoria que han seguido: Twyla se ha casado y ha tenido un hijo, en cambio, Roberta tras una etapa hippie, se ha casado con un viudo padre de cuatro hijos y vive en una mansión con asistenta. En algunos de sus encuentros recuerdan hechos que sucedieron en su estancia en el orfanato, pero son vistos de formas muy distintas según la raza de cada una de las protagonistas.

Recitatif.jpg

El juego del relato es precisamente intentar adivinar la raza (demostrando así las ideas preconcebidas que tenemos como lectores) y entender los prejuicios y diferencias que suponen para estas dos mujeres su condición racial, ya que pueden recordar una misma vivencia de modo totalmente opuesto.

En resumen, se nos presenta un relato sobre la amistad, los problemas sociales y la importancia de los recuerdos  mediante un vocabulario vivaz y escasa descripción, y ritmo rápido, pues como el titulo señala, el texto es el discurso (Recitatif-recitar) de Twyla. En palabras de la autora, Recitatif, es “un experimento para eliminar los códigos raciales de la narrativa”.

A continuación te dejo el link del texto en versión original para que puedas disfrutar del relato: RECITATIF EN PDF

Anuncios

Grandes ilustraciones para grandes libros

Desde hace unos años (yo diría unos cuatro) se ha popularizado el rescatar grandes clásicos para reformularlos con ediciones preciosistas (ilustraciones cuidadas, tapas duras, camisas, etc.). La ilustración que casi siempre se ha asociado a libros infantiles ha ido rompiendo las fronteras de edad y son cada día más los adultos que disfrutan de este tipo de libros. En el post de hoy te traigo un recopilatorio de clásicos ilustrados por algunos de los mejores artistas del mundo del libro. Aquí está la prueba de que si mezclamos lo visual y lo intelectual podemos tendremos doble disfrute: las historias te parecerán más vibrantes e impactantes y las historias ya más que conocidas parecerán un poco más nuevas.

  • Una Biblia adaptado por Philippe Lechermeier. Editorial Edelvives. Ilustrado por Rebecca Dautremer.

shoppingfoto-11-11-14-12-05-03601ecbd43b0300921ec33da39edd51262fc3a89cf78bb0772e71d086de62adc4

  • Seda de Alessandro Baricco. Editorial Edelvives. Ilustrado por Rebecca Dautremer.

cumbres-borrascosas.jpg

  • La trilogía de Nueva York de Paul Auster. Editorial El Zorro Rojo. Ilustrado por Tom Burns.

jacket-trilogia-de-ny-new450_1000

  • Estudio en escarlata de Arthur Conan Doyle. Editorial Nórdica. Ilustrado por Fernando Vicente.
  • Rebelión en la Granja de George Orwell. Editorial El Zorro Rojo. Ilustrado por Ralph Steadman.
  • Notre Dame de París de Víctor Hugo. Editorial Edelvives. Tomos I y II. Ilustrado por Benjamín Lacombe.
  • Alicia en el País de las Maravillas de Lewis Carroll. Editorial Edelvives. Ilustrado por Benjamín Lacombe. También hay otra edición de Rebeca Dautremer en la misma editorial. Ambas son muy buenas, pero me llama más la atención la de Deutremer. Trailer del libro
  • Dr. Jekyll y Mr. Hyde de Robert Louis Stevenson. Editorial El Zorro Rojo. Ilustrado por Mauro Cascioli.

81aihkGMsrL.jpg

  • La metamorfosis de Kafka. Editorial El Zorro Rojo. Ilustrado por Luis Scafati.

4BBED01A3.jpg

  • La cata de Roald Dahl. Editorial Nórdica. Ilustrado por Iban Barrenetxea.

 

  • Macbeth de William Shakespeare. Editorial Reino de Cordelia. Ilustrado por Raúl Arias.
  • Carta a un hijo de Rudyard Kipling. Editorial Edelvives. Ilustrado por Mauro Evangelista. No puedes perderte el famoso poema If del autor del Libro de la selva.

cartaaunhijo1.jpg

Si puedes estar tranquilo cuando todos a tu alrededor

han perdido la cabeza y te culpan por ello,

si puedes confiar en ti mismo cuando todos dudan de ti

y, sin embargo, no desprecias sus dudas;

si puedes esperar sin que te canse la espera,

si te injurian y no respondes a la mentira,

si te odian y no cedes al odio,

y, aun así, no pareces demasiado bueno ni hablas como un sabio;

si puedes soñar, y no hacer de tus sueños tu señor,

si puedes pensar, y no hacer del pensamiento tu meta,

si puedes encontrarte con el triunfo y la derrota

y tratar de la misma manera a esos dos impostores;

si puedes soportar escuchar la verdad que has dicho

distorsionada por granujas para engañar a tontos,

o ver cómo se destruyen las cosas por las que has dado la vida,

y agacharte y reconstruirlas con herramientas viejas;

si puedes poner en un montón todos tus triunfos

y arriesgarlo todo en un cara o cruz,

y perder, y empezar de nuevo desde el principio,

y no decir una palabra sobre lo que has perdido;

si puedes forzar tu corazón, nervios y tendones

a que sirvan cuando ya hace tiempo que se han gastado,

y resistir cuando no te quede nada

salvo la voluntad que dice “Aguantad”;

si puedes hablar con las masas y mantenerte íntegro,

o pasear con reyes sin perder el sentido común,

si no pueden herirte ni los enemigos ni los buenos amigos,

si todos cuentan contigo pero ninguno en exceso;

si puedes llenar el minuto implacable

con sesenta segundos que valgan la pena,

tuya es la Tierra y todo lo que hay en ella,

y-lo que es más- ¡serás un Hombre, hijo mío!

Rudyard Kipling

Cuando hilar es un arte

Después de unas cuantas semanas sin escribir, hoy os traigo un post muy cortito pero no por ello menos interesante. Hace unas semanas, de forma un poco azarosa, encontré un perfil de instagram sobre el bordado. Si soy sincera, a mí como mucha gente, la primera imagen que me viene a la cabeza cuando pienso en qué significa bordar es la de manteles y sábanas. Sin embargo a base de ver unas cuentas fotos como las que ahora te voy a enseñar, no es difícil darse cuenta que bordar, como otras habilidades manuales, puede tener múltiples caras y estilos, más allá de los clásicos que todos imaginamos.

El arte, en sí, no son los materiales ni las técnicas; es la combinación de estilos, medios e historias, salpicadas -esencialmente- de mucho talento.

Espero que disfrutes de estos bastidores que bien podrían ser cuadros.

Sarah Benning

Teresa Lim

Meredith Woolnough

Chloe Giordano

chloe-giordano-3chloe-giordano-2chloe-giordano

Izziyana Suhaimi

 

Ana Teresa Barboza

ana-teresa-barbozaana-teresa-barboza-3ana-teresa-barboza-2