Clásicos literarios I: el gato Cheshire

El gato Cheshire es un personaje ficticio de la obra Alicia en el País de las Maravillas, novela de Lewis Carroll. Desde su aparición por primera vez en mayo de 1863, se ha convertido en un personaje enigmático para la literatura por sus tintes filosóficos y su originalidad. De forma desconocida, el gato Cheshire ha ido cambiando durante todo este tiempo. Lewis Carroll en sus bocetos le dio un aspecto, las ediciones otras, Walt Disney le otrogó el famoso color rosáceo y Tim Burton otro aire distinto acercándose a lo siniestro. Sin embargo, aunque diferente, todas lo caracterizan por su facilidad para desaparecer por partes o bien del todo el cuerpo cuando menos se espera.

Muchas han sido las especulaciones sobre el origen de este gato. Según algunos, la forma del felino se debe a la semejanza de su cuerpo con una escalera de una iglesia famosa. De su nombre, Cheshire, se dice que proviene del nombre topográfico, en donde solía venderse queso con forma de gato sonriente. Por su parte, otros creen que el gato Cheshire es uno de tantos otros gatos que solían habitar a las orillas de este río inglés. Sea como fuere, tal ha sido su fama, que es fácil encontrarlo en diferentes referencias literarias, en videojuegos, películas, series, música o en el mundo de la ciencia, pues existe el conocido Principio del gato Cheshire. Para acabar os dejo algunas imágenes de su evolución desde su creación hasta la actualidad. Como siempre, espero que disfrutéis.

ImagenImagenImagen

Imagen

                                 ImagenImagenImagen                                 Imagen

Hobbiton

A propósito del próximo estreno de la segunda parte de El hobbit, Matamata está incrementando sus visitas. Está localidad de Nueva Zelanda ya contaba con el árbol de la fiesta en el que Tolkien se basó al escribir sus novelas. Hace apenas un año se construyó por entero Hobbiton, para el rodaje de El Hobbit. Lo que se ideó como un simple escenario es hoy un importante reclamo turístico donde se pueden seguir los pasos de Frodo y Sam desde la verde y exuberante Tierra Media a los bosques, los ríos e incluso las oscuras tierras de lava y ceniza del Bosque Negro. A lo largo del camino, se reconocen los lugares de las épicas batallas y con un poco de imaginación aún escucha el ruido sordo de los caballos y el choque de las espadas.

A pesar supone un esfuerzo sobre todo por parte de los más altos, Hobbiton depara un curioso gusto para la vista y a falta de una pasaje, aquí dejo unas cuentas fotos de algunas de las 37 casas entre las que se incluye la taberna y el molino hobbit. ¡Qué lo disfrutes, aunque sea desde casa!

2013_Hobbiton_1 2013_Hobbiton_2 2013_Hobbiton_3 2013_Hobbiton_6 2013_Hobbiton_8 2013_Hobbiton_10 2013_Hobbiton_11 2013_Hobbiton_13 2013_Hobbiton_18 2013_Hobbiton_21 2013_Hobbiton_7 2013_Hobbiton_17

Aspirina para dos

9788483104255

Play it again, Sam; Aspirina para dos o también conocida como Sueños de un seductor es una obra teatral de Woody Allen estrenada en el Broadhurst Theatre de Nueva York en los años sesenta con un total éxito de audiencia. En 1972 fue llevada al cine de mano del director Herbert Ross con la actuación, entre otros, de Tony Roberts, Diane Keaton y el propio Woody Allen.

En Sueños de un seductor se nos presenta al joven Allan Felix, un treintañero neoyorquino, crítico de cine, recientemente abandonado por su mujer, Nancy, tras un año de matrimonio. Allan, un tipo un tanto neurótico, y en especial durante el mes de agosto, debido a las vacaciones estivales de su psicoanalista y  un consumidor asiduo de aspirinas acabará recurriendo a la ayuda de un matrimonio amigo, Linda y Dick para recuperar el tiempo perdido y mantener diferentes citas, a cual más disparatada y absurda.

Por su parte, Allan, obsesionado por el cine, y en especial por la figura de Humphrey Bogart, mantendrá conversaciones imaginarias con el famosos actor de Casablanca con el fin de aprender diversas técnicas de ligue y seducción, que en su caso no resultan nunca cómo imagina en sus extraños delirios provocando la carcajada en el espectador como solo Woody Allen podría hacerlo.

Amor, psicoanálisis, cine, humor e ironía son solo algunos de los puntos que en esta temprana obra de Allen empiezan a dibujarse y que después se convirtieron en los signos diferenciadores y claves del director.

Calificada como “una sorprendente experiencia teatral”, Sueños de un seductor es una esas grandes obras que no puedes dejar de leer.