Adoración por la cafeína

I will remember your small room
the feel of you
the light in the window
your records
your books
our morning coffee.
Raw With Love. Charles Bukowski

Coffee.jpg

Es miércoles por la mañana y lo primero que viene a nuestra mente es una dosis de cafeína: esas semillas vegetales que, según los monjes sufíes, alargaban la vida. Para los italianos hay hasta treinta y ocho tipos distintos: el capuccino, el ristretto, café con leche, vienna, americano, mocha, el bombón, frappé, irlandés, etc. Casi tantos tipos como escritores ilustres narcotizados por esta bebida.

Así le ocurrió a Voltaire, el día que probó el café de importación, cambió tanto su vida que llegó a arruinarse comprando sacos de café en grano. Su locura llegó a tanto que solía beber entre cuarenta y cincuenta tazas diarias de este maravilloso café con chocolate. Su médico estaba harto de decirle que su adicción le llevaría a la tumba, pero llegó a vivir 83 años.

Bethoveen tampoco se quedaba atrás y tras años tomando café finalmente encontró la mejor composición para su paladar: 60 granos molidos por taza.

Marcel  Proust optaba por sobrevivir solo a base de café. Según su ama de llaves, Proust solo consumía dos cuencos de café negro con leche muy caliente y dos croissants a lo largo del día.

El rey Luis XV de Francia también tenía un gusto especial. Su café era cultivado por él mismo en los jardines de Versalles. Su elaboración y tueste era medido con cuidado para que sus invitados probaran las mejores tazas.

Para Thomas Jefferson el café era la bebida de la gente civilizada, manifestando siempre su mayor desprecio hacia el té británico. Benjamin Franklin tampoco se quedaba atrás ya que extendió el hábito de frecuentar los coffee shops a lo largo de su carrera política.

En su lecho de muerte, Napoleón pidió una taza de café y su autopsia reveló granos de café en el estómago pero según él “I Would Rather Suffer with Coffee than be Senseless”.

Y por último no podía faltar Balzac, descrito como un trabajador infatigable y considerado  uno de los admiradores más pasionales del café, como bien podemos leer en sus obras.

“A partir de ese momento, todo se agita: las ideas se movilizan como los batallones de un gran ejército en el campo de batalla, y la batalla comienza. Los recuerdos llegan a paso de carga, desplegando sus banderas; la caballería ligera de las comparaciones desfila con un magnífico galope; la artillería de la lógica acude con sus carros y sus cartuchos de cañón; las agudezas llegan como tiradores; se forman figuras; el papel se llena de tinta; así, de principio a fin, la vigilia transcurre entre torrentes de agua negra como la pólvora de las batallas”.

 Balzac escribió ni más ni menos que 85 novelas en 20 años y de algún sitio tenía que sacar el tiempo. Para poder trabajar durante más de 15 horas diarias empezó a tomar café turco, pero cuando este dejó de hacerle efecto, empezó a tragar los granos de café con el estómago vacío. Con el tiempo fue asumiendo su problema y escribió El tratado de los excitantes modernos, pero a diferencia de lo que le sucedió a Voltaire, Balzac murió a los 51 años, según su médico por una afección cardiaca agravada por sus deseos de luchar contra el sueño y la noche.

En definitiva parece que el escritor alemán  Heinrich Eduard Jacob estaba en lo cierto: “A su manera, el descubrimiento del café es tan importante como la invención del telescopio o el microscopio, en razón de que el café intensificó y modificó inesperadamente las actividades y capacidades del cerebro humano”.

Anuncios

A la luz de las velas

Si te gusta leer es muy posible que ya conozcas la historia de El perfume.  ¿Te acuerdas de la obsesión de Grenouille por los aromas y su fanatismo por recogerlos? Estoy convencida de que sí, pero en este caso no voy a hablarte del olor único de cada persona si no de aquellos que cuando los percibes te recuerdan inmediatamente a un lugar, a una persona o a un momento de tu vida. Los olores tienen la capacidad de transmitir mensajes y crear ambientes especiales, por eso una pareja ha decidido crear velas 100% caseras y naturales a base de soja con los olores que tendrían sus series y libros favoritos como el comedor de Harry Potter, la casa de Sherlock Holmes, los jardines de Orgullo y prejuicio, los personajes y escenarios de Juego de Tronos, los caseríos antiguos de las novelas u otros aromas tan comunes y especiales como el del pan recién hecho.

Book and glow

La tienda Etsy se llama Book and glow y si te gustan las velas puedes echar un vistazo aquí a esta original idea: Link Book and glow y en Old Glow Candles que comparte prácticamente la misma idea con una gama más variada —Peter Pan, el Mago de Oz, Totoro, Jane Eyre— Link  Old Glow Candles 

Vela Jane AustenVela El hobbitVela olor pan

Otras velas curiosas, aunque no tengan olor a libro, son las de The singular Olivia (antes Olivia Soaps) que ha creado varias colecciones: velas para acompañar copas de vino, velas con olores de plantas —tomateras, flores silvestres, cilantro o col— y velas de lugares —Verano en Saint Tropez, Postal de la Habana y Suite en París.

Espero que te haya resultado curioso y entretenido y en el mejor de los casos te acompañen en tus lecturas de las próximas tardes de otoño.

Verano en Saint Tropez

Conociendo a…

Emma Block y Marloes De Vries

En el post de hoy quiero compartir contigo dos de las mejores ilustraciones que conozco. Ha pasado mucho tiempo desde el último post que dediqué a esta temática y he querido aprovechar la ocasión de presentártelas. Posiblemente ya las conozcas, pero si no es así, seguro que estás de acuerdo conmigo en que sus trabajos merecen la pena, aunque tengan de estilos completamente distintos.

Emma Block

Emma Block es una artista londinense dedicada a la ilustración editorial, de envoltorios, así como a diseños para empresas o particulares. El estilo de Emma, sencillo y delicado, recuerda mucho al de los años 50, con ese marcado carácter vintage que ella misma afirma tener mediante la combinación de acuarelas y lápices de colores. Sus fuentes de inspiración más notables: las fotos antiguas, sus viajes, las películas del cine clásico, el jazz y los perros salchichas.  En su web tiene algunas muestras de sus diseños, pero es en su blog donde comparte algunos de sus secretos y trucos como ilustradora. Puedes visitarlo aquí o leer algunos de sus últimos libros ilustrados The adventures of Miss petitfour y Tea and Cake.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

dn-bb-MarloesdeVries

Por su parte, la holandesa Marloes De Vries tiene un estilo muy sencillo y nórdico. Lleva años escribiendo post en su blog aunque ahora cuenta con una página web propia donde está creando un portfolio de sus diseños. Marloes tiende a publicar dibujos que se acercan más al humor gráfico basándose en sus experiencias personales. Combina ilustraciones digitalizadas con meros bocetos con lápices de madera y aunque se graduó en comunicación audiovisual, abandonó su trabajo como diseñadora gráfica para dedicarse a su verdadera pasión, la que le daría algunos premios como el                 Viva400, Adobe Creative Jam Award, etc.

Puedes leer un poco más aquí o visitar su cuenta de instagram

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A caballo entre el papel y lo digital

Una de las cosas que me gusta hacer cuando voy en transporte público es fijarme en quién va leyendo, cómo lee y qué lee. Sin embargo, en los últimos tres años, se ha ido extendiendo el libro electrónico y por lo tanto tenemos que decir adiós a las cubiertas de papel. Es ahora cuando seguro que  te vienen a la mente las siguientes preguntas: ¿libro electrónico o en papel? ¿Desaparecerá el papel? ¿Cuál es mejor? Aquí os dejo algunas posibles respuestas.

libro electrónico vs digital

  • ¿Qué leemos? Lo primero que debemos pensar es qué solemos leer. No es lo mismo la persona que lee libros de no ficción, a clásicos o novelas de entretenimiento. Ningún género es peyorativo, lógicamente, pero sí debemos tener en cuenta que hay ciertos libros en los que merece la pena invertir un poco más. Por ejemplo, quizá no te interese gastar mucho en un libro que has comprado para leer en la playa y entonces puedes utilizar la versión digital, en cambio un clásico, tu libro favorito, un libro de recetas para consultar o un manual cargado de fotografías pierde sentido fuera del papel. Tampoco podemos olvidar que en el mundo digital nos olvidamos del coleccionismo de libros preciosos y/ o antiguos, perdemos las cubiertas de diseño y solo nos centramos en el contenido.
  • ¿Para qué leemos? El libro electrónico es la opción ideal para leer en otro idioma porque los eRader suelen tener diccionarios integrados en los que con solo pulsar sobre la palabra vemos el significado, también es buena opción para lecturas rápidas, sin embargo, está demostrado que todo lo que leemos en una pantalla está sujeto a más distracciones o a una lectura más superficial, no tan enfocada al aprendizaje. Pasar páginas, poder subrayar, utilizar colores y hacer anotaciones aumentan la concentración y sobretodo la capacidad de memorización. Los seres humanos somos animales y aprendemos mediante la experiencia y los sentidos, por tanto, los libros de texto y los libros infantiles son más provechosos en papel.

libro electrónico

  • ¿Cuánto leemos? Hay muchas personas que leen entre uno o dos libros a la semana. Si compraran esos 8 libros al mes, tendrían una media de 96 libros al año, hecho que en pisos pequeños puede ser bastante insostenible. Los grandes lectores suelen preferir por este motivo comprarse un eReader que apenas alcanza los 200 gramos y que además pueden llevar a todas partes. Aquí quiero hablar de un fenómeno que observo y he corroborado con otras personas: La mochila digital. Todo lo electrónico, no pesa y no ocupa por eso la gente tiene la necesidad de tener todo en un dispositivo a modo de biblioteca. Por ejemplo tenemos 200 canciones en el móvil (aunque no las escuches), bajamos 300 películas y con los libros no podía ser menos. El tener más libros nos hace picotear en todos y en ninguno, por lo que un eRader con cinco libros que vayas a leer de verdad, es más útil que llevar 100 que puede que algún día leas. Leer en digital te permite calcular el tiempo de lectura y marcarte objetivos reales y factibles, siempre y cuando seas capaz de planificarte, y eso no sucede con 100 libros en la lista.
  • El valor de las cosas. Si fueras a trabajar gratis, demostrarías que lo haces no vale nada. Si consigues un libro robado o pirateado entonces lo que lees tampoco vale nada. Mucha gente se ha pasado al eBook porque leer ahora es gratis, tenemos 100 libros que nos vienen de por sí por comprar el dispositivo y otros tantos pirateados. Personalmente, creo que cuando la gente ha probado que los libros pueden ser gratis, le es más difícil volver a pagar por algo por lo que antes no pagaba y podía robar con un clic y anónimamente, por eso, las subscripciones literarias pueden ser una buena opción donde por una cantidad fija se pueden bajar un cierto número de libros al mes, igual que pasa con Spotify o Netflix.

Como conclusión, ¿los libros desaparecerán? No lo creo. Una vez que uno ha leído un periódico no tiene sentido guardarlo porque las noticias son hechos efímeros, en cambio, los libros son herramientas de consulta o entretenimiento que merece la pena tener por practicidad o nostalgia. Por mi parte, sigo prefiriendo el papel, pero para ciertas lecturas puede ser muy cómodo, especialmente para la espalda o los ojos.

libro en papel

Hygge o la receta de la felicidad

Según un estudio, Dinamarca es el país más feliz del mundo, y eso, se resume en una palabra intraducible a ningún idioma hygge. ¿Qué es el hygge? Pues no es otra cosa que el arte de disfrutar de las pequeñas. Para descubrir la magia nórdica Planeta ha publicado The Little Book of Hygge: Danish Secrets to Happy Living.

Resultado de imagen de hygge el secreto de la felicidad libro

Ser hygge en 5 pasos al alcance de cualquiera:

  • Disfruta del momento y vive sin prisas. Aunque los daneses sean gente productiva y no paren de optimizar su tiempo, no se olvidan de los momentos de relax y las actividades slow para activar la mente. Leer un buen libro, escuchar música, dar un paseo por el bosque, desayunar sin prisas o tumbarse en el césped son solo algunos ejemplos.

lectura_chimenea

  • Ambiente hogareño: la navidad es el mejor momento, pero no el único. Velas de olor, luces de ambiente, grandes chimeneas, música suave, ropa cómoda y calentita, baños aromáticos, decoración en maderas son tus grandes aliados.
  • Pasa tiempo con las personas que te importan: los pequeños grupos ayudan a tener conversaciones más cercanas y a hacer otro tipo de cosas como los juegos de mesa o disfrutar de una buena serie en petit comité.
  • Los antepasados: haz actividades tradicionales o guarda objetos antiguos. Un mueble viejo, la receta de tu abuela, hacer mermelada casera o bien ojear algunas fotografías pueden recordarte tu infancia y hacerte sentir muy hygge.

 

cafe-y-dulces

 

  • No todo son los otros: de vez en cuando también estás tú. Aunque está bien pasar una tarde con amigos, también hay actividades en solitario para reflexionar y descansar y disfrutar de un momento mágico como mirar por la ventana en una tarde lluviosa o ir a pasear al campo.

 

gatito-y-manta

Para algunos el hygge es algo aburrido (franela y sofá?) y para otros una moda comercial: estampados de gatitos,  nuevas cafeterías, listas de Spotify y decoración nórdica. Pero a fin de cuentas, ¿no prácticas ya hygge de vez en cuando?  Pues si no lo haces, dedícate 15 minutos y un espresso… ¡seguro que no puede hacer daño a nadie!

Microliteratura

Murakami.jpg
“-Tengo la impresión de que dentro de mí no hay nada. No tengo personalidad, soy de un color indefinido. No tengo nada que ofrecer a los demás. Ése siempre ha sido mi problema. Me siento como un recipiente vacío. Dentro no hay ni una mísera cosa a la que se le pueda llamar contenido.

[…]

– De acuerdo, te ves como un recipiente vacío. ¿Y qué? ¿Qué importa eso? Si es así, entonces eres un recipiente maravilloso y muy atractivo. Nadie se comprende de verdad a sí mismo, ¿no crees? Basta con que sigas siendo un bonito recipiente. Un recipiente que cause buena impresión y en el que alguien, de pronto, le apetezca meter algo.

Los años de peregrinación del chico sin color. Haruki Murakami

 

Cuando hilar es un arte

Después de unas cuantas semanas sin escribir, hoy os traigo un post muy cortito pero no por ello menos interesante. Hace unas semanas, de forma un poco azarosa, encontré un perfil de instagram sobre el bordado. Si soy sincera, a mí como mucha gente, la primera imagen que me viene a la cabeza cuando pienso en qué significa bordar es la de manteles y sábanas. Sin embargo a base de ver unas cuentas fotos como las que ahora te voy a enseñar, no es difícil darse cuenta que bordar, como otras habilidades manuales, puede tener múltiples caras y estilos, más allá de los clásicos que todos imaginamos.

El arte, en sí, no son los materiales ni las técnicas; es la combinación de estilos, medios e historias, salpicadas -esencialmente- de mucho talento.

Espero que disfrutes de estos bastidores que bien podrían ser cuadros.

Sarah Benning

Teresa Lim

Meredith Woolnough

Chloe Giordano

chloe-giordano-3chloe-giordano-2chloe-giordano

Izziyana Suhaimi

 

Ana Teresa Barboza

ana-teresa-barbozaana-teresa-barboza-3ana-teresa-barboza-2