Conociendo a…

Emma Block y Marloes De Vries

En el post de hoy quiero compartir contigo dos de las mejores ilustraciones que conozco. Ha pasado mucho tiempo desde el último post que dediqué a esta temática y he querido aprovechar la ocasión de presentártelas. Posiblemente ya las conozcas, pero si no es así, seguro que estás de acuerdo conmigo en que sus trabajos merecen la pena, aunque tengan de estilos completamente distintos.

Emma Block

Emma Block es una artista londinense dedicada a la ilustración editorial, de envoltorios, así como a diseños para empresas o particulares. El estilo de Emma, sencillo y delicado, recuerda mucho al de los años 50, con ese marcado carácter vintage que ella misma afirma tener mediante la combinación de acuarelas y lápices de colores. Sus fuentes de inspiración más notables: las fotos antiguas, sus viajes, las películas del cine clásico, el jazz y los perros salchichas.  En su web tiene algunas muestras de sus diseños, pero es en su blog donde comparte algunos de sus secretos y trucos como ilustradora. Puedes visitarlo aquí o leer algunos de sus últimos libros ilustrados The adventures of Miss petitfour y Tea and Cake.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

dn-bb-MarloesdeVries

Por su parte, la holandesa Marloes De Vries tiene un estilo muy sencillo y nórdico. Lleva años escribiendo post en su blog aunque ahora cuenta con una página web propia donde está creando un portfolio de sus diseños. Marloes tiende a publicar dibujos que se acercan más al humor gráfico basándose en sus experiencias personales. Combina ilustraciones digitalizadas con meros bocetos con lápices de madera y aunque se graduó en comunicación audiovisual, abandonó su trabajo como diseñadora gráfica para dedicarse a su verdadera pasión, la que le daría algunos premios como el                 Viva400, Adobe Creative Jam Award, etc.

Puedes leer un poco más aquí o visitar su cuenta de instagram

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A caballo entre el papel y lo digital

Una de las cosas que me gusta hacer cuando voy en transporte público es fijarme en quién va leyendo, cómo lee y qué lee. Sin embargo, en los últimos tres años, se ha ido extendiendo el libro electrónico y por lo tanto tenemos que decir adiós a las cubiertas de papel. Es ahora cuando seguro que  te vienen a la mente las siguientes preguntas: ¿libro electrónico o en papel? ¿Desaparecerá el papel? ¿Cuál es mejor? Aquí os dejo algunas posibles respuestas.

libro electrónico vs digital

  • ¿Qué leemos? Lo primero que debemos pensar es qué solemos leer. No es lo mismo la persona que lee libros de no ficción, a clásicos o novelas de entretenimiento. Ningún género es peyorativo, lógicamente, pero sí debemos tener en cuenta que hay ciertos libros en los que merece la pena invertir un poco más. Por ejemplo, quizá no te interese gastar mucho en un libro que has comprado para leer en la playa y entonces puedes utilizar la versión digital, en cambio un clásico, tu libro favorito, un libro de recetas para consultar o un manual cargado de fotografías pierde sentido fuera del papel. Tampoco podemos olvidar que en el mundo digital nos olvidamos del coleccionismo de libros preciosos y/ o antiguos, perdemos las cubiertas de diseño y solo nos centramos en el contenido.
  • ¿Para qué leemos? El libro electrónico es la opción ideal para leer en otro idioma porque los eRader suelen tener diccionarios integrados en los que con solo pulsar sobre la palabra vemos el significado, también es buena opción para lecturas rápidas, sin embargo, está demostrado que todo lo que leemos en una pantalla está sujeto a más distracciones o a una lectura más superficial, no tan enfocada al aprendizaje. Pasar páginas, poder subrayar, utilizar colores y hacer anotaciones aumentan la concentración y sobretodo la capacidad de memorización. Los seres humanos somos animales y aprendemos mediante la experiencia y los sentidos, por tanto, los libros de texto y los libros infantiles son más provechosos en papel.

libro electrónico

  • ¿Cuánto leemos? Hay muchas personas que leen entre uno o dos libros a la semana. Si compraran esos 8 libros al mes, tendrían una media de 96 libros al año, hecho que en pisos pequeños puede ser bastante insostenible. Los grandes lectores suelen preferir por este motivo comprarse un eReader que apenas alcanza los 200 gramos y que además pueden llevar a todas partes. Aquí quiero hablar de un fenómeno que observo y he corroborado con otras personas: La mochila digital. Todo lo electrónico, no pesa y no ocupa por eso la gente tiene la necesidad de tener todo en un dispositivo a modo de biblioteca. Por ejemplo tenemos 200 canciones en el móvil (aunque no las escuches), bajamos 300 películas y con los libros no podía ser menos. El tener más libros nos hace picotear en todos y en ninguno, por lo que un eRader con cinco libros que vayas a leer de verdad, es más útil que llevar 100 que puede que algún día leas. Leer en digital te permite calcular el tiempo de lectura y marcarte objetivos reales y factibles, siempre y cuando seas capaz de planificarte, y eso no sucede con 100 libros en la lista.
  • El valor de las cosas. Si fueras a trabajar gratis, demostrarías que lo haces no vale nada. Si consigues un libro robado o pirateado entonces lo que lees tampoco vale nada. Mucha gente se ha pasado al eBook porque leer ahora es gratis, tenemos 100 libros que nos vienen de por sí por comprar el dispositivo y otros tantos pirateados. Personalmente, creo que cuando la gente ha probado que los libros pueden ser gratis, le es más difícil volver a pagar por algo por lo que antes no pagaba y podía robar con un clic y anónimamente, por eso, las subscripciones literarias pueden ser una buena opción donde por una cantidad fija se pueden bajar un cierto número de libros al mes, igual que pasa con Spotify o Netflix.

Como conclusión, ¿los libros desaparecerán? No lo creo. Una vez que uno ha leído un periódico no tiene sentido guardarlo porque las noticias son hechos efímeros, en cambio, los libros son herramientas de consulta o entretenimiento que merece la pena tener por practicidad o nostalgia. Por mi parte, sigo prefiriendo el papel, pero para ciertas lecturas puede ser muy cómodo, especialmente para la espalda o los ojos.

libro en papel

Hygge o la receta de la felicidad

Según un estudio, Dinamarca es el país más feliz del mundo, y eso, se resume en una palabra intraducible a ningún idioma hygge. ¿Qué es el hygge? Pues no es otra cosa que el arte de disfrutar de las pequeñas. Para descubrir la magia nórdica Planeta ha publicado The Little Book of Hygge: Danish Secrets to Happy Living.

Resultado de imagen de hygge el secreto de la felicidad libro

Ser hygge en 5 pasos al alcance de cualquiera:

  • Disfruta del momento y vive sin prisas. Aunque los daneses sean gente productiva y no paren de optimizar su tiempo, no se olvidan de los momentos de relax y las actividades slow para activar la mente. Leer un buen libro, escuchar música, dar un paseo por el bosque, desayunar sin prisas o tumbarse en el césped son solo algunos ejemplos.

lectura_chimenea

  • Ambiente hogareño: la navidad es el mejor momento, pero no el único. Velas de olor, luces de ambiente, grandes chimeneas, música suave, ropa cómoda y calentita, baños aromáticos, decoración en maderas son tus grandes aliados.
  • Pasa tiempo con las personas que te importan: los pequeños grupos ayudan a tener conversaciones más cercanas y a hacer otro tipo de cosas como los juegos de mesa o disfrutar de una buena serie en petit comité.
  • Los antepasados: haz actividades tradicionales o guarda objetos antiguos. Un mueble viejo, la receta de tu abuela, hacer mermelada casera o bien ojear algunas fotografías pueden recordarte tu infancia y hacerte sentir muy hygge.

 

cafe-y-dulces

 

  • No todo son los otros: de vez en cuando también estás tú. Aunque está bien pasar una tarde con amigos, también hay actividades en solitario para reflexionar y descansar y disfrutar de un momento mágico como mirar por la ventana en una tarde lluviosa o ir a pasear al campo.

 

gatito-y-manta

Para algunos el hygge es algo aburrido (franela y sofá?) y para otros una moda comercial: estampados de gatitos,  nuevas cafeterías, listas de Spotify y decoración nórdica. Pero a fin de cuentas, ¿no prácticas ya hygge de vez en cuando?  Pues si no lo haces, dedícate 15 minutos y un espresso… ¡seguro que no puede hacer daño a nadie!

Microliteratura

Murakami.jpg
“-Tengo la impresión de que dentro de mí no hay nada. No tengo personalidad, soy de un color indefinido. No tengo nada que ofrecer a los demás. Ése siempre ha sido mi problema. Me siento como un recipiente vacío. Dentro no hay ni una mísera cosa a la que se le pueda llamar contenido.

[…]

– De acuerdo, te ves como un recipiente vacío. ¿Y qué? ¿Qué importa eso? Si es así, entonces eres un recipiente maravilloso y muy atractivo. Nadie se comprende de verdad a sí mismo, ¿no crees? Basta con que sigas siendo un bonito recipiente. Un recipiente que cause buena impresión y en el que alguien, de pronto, le apetezca meter algo.

Los años de peregrinación del chico sin color. Haruki Murakami

 

Cuando hilar es un arte

Después de unas cuantas semanas sin escribir, hoy os traigo un post muy cortito pero no por ello menos interesante. Hace unas semanas, de forma un poco azarosa, encontré un perfil de instagram sobre el bordado. Si soy sincera, a mí como mucha gente, la primera imagen que me viene a la cabeza cuando pienso en qué significa bordar es la de manteles y sábanas. Sin embargo a base de ver unas cuentas fotos como las que ahora te voy a enseñar, no es difícil darse cuenta que bordar, como otras habilidades manuales, puede tener múltiples caras y estilos, más allá de los clásicos que todos imaginamos.

El arte, en sí, no son los materiales ni las técnicas; es la combinación de estilos, medios e historias, salpicadas -esencialmente- de mucho talento.

Espero que disfrutes de estos bastidores que bien podrían ser cuadros.

Sarah Benning

Teresa Lim

Meredith Woolnough

Chloe Giordano

chloe-giordano-3chloe-giordano-2chloe-giordano

Izziyana Suhaimi

 

Ana Teresa Barboza

ana-teresa-barbozaana-teresa-barboza-3ana-teresa-barboza-2

El gato quiere ser solo gato

Decía Bukowski de los gatos “me gusta lo poco que saben, que es mucho” y debía ser cierto porque uno se pone a mirar y encuentra cientos de relatos, poemas y libros protagonizados por gatos, por no hablar de todos los gatos famosos que podría enumerar. Así que como llega el fin de semana y seguro que te apetece leer, te dejo esta breve lista de libros de temática gatuna y, por qué no, un gran poema de Pablo Neruda que en pocas palabras consigue definir a estos felinos como pocos lo han hecho.

El gato que venía del cielo. Takashi Hiraide

Resultado de imagen de El gato que venía del cielo

Soy un gato. Natsume Soseki

Resultado de imagen de soy un gato natsume soseki

Kafka en la orilla. Haruki Murakami

Resultado de imagen de Kafka en la orilla

El maestro y Margarita. Mijaíl Bulgákov

Resultado de imagen de El maestro y margarita

El gato negro. Edgar Allan Poe

Resultado de imagen de el gato negro poe libro

El gato en el sombrero. Dr Seuss

Resultado de imagen de El gato en el sombrero

El libro de los gatos habilidosos del viejo Possum. T. S. Elliot

Resultado de imagen de El libro de los gatos habilidosos del viejo Possum

Desayuno en Tiffany´s. Truman Capote

Resultado de imagen de Desayuno en Tiffany´s

Simon´s cat. Simon Tofield

Resultado de imagen de Simon´s cat. libro

Gatos ilustres. Doris Lessing

Resultado de imagen de gatos ilustres doris lessing

Oda al gato

Los animales fueron imperfectos,
largos de cola, tristes
de cabeza.
Poco a poco se fueron
componiendo,
haciéndose paisaje,
adquiriendo lunares, gracia, vuelo.

El gato,
sólo el gato
apareció completo
y orgulloso:
nació completamente terminado,
camina solo y sabe lo que quiere.

El hombre quiere ser pescado y pájaro,
la serpiente quisiera tener alas,
el perro es un león desorientado,
el ingeniero quiere ser poeta,
la mosca estudia para golondrina,
el poeta trata de imitar la mosca,
pero el gato
quiere ser sólo gato
y todo gato es gato
desde bigote a cola,
desde presentimiento a rata viva,
desde la noche hasta sus ojos de oro.

No hay unidad
como él,
no tienen
la luna ni la flor
tal contextura:
es una sola cosa
como el sol o el topacio,
y la elástica línea en su contorno
firme y sutil es como
la línea de la proa de una nave.
Sus ojos amarillos
dejaron una sola
ranura
para echar las monedas de la noche.

Oh pequeño
emperador sin orbe,
conquistador sin patria,
mínimo tigre de salón, nupcial
sultán del cielo
de las tejas eróticas,
el viento del amor
en la intemperie
reclamas
cuando pasas
y posas
cuatro pies delicados
en el suelo,
oliendo,
desconfiando
de todo lo terrestre,
porque todo
es inmundo
para el inmaculado pie del gato.

Oh fiera independiente
de la casa, arrogante
vestigio de la noche,
perezoso, gimnástico
y ajeno,
profundísimo gato,
policía secreta
de las habitaciones,
insignia
de un
desaparecido terciopelo,
seguramente no hay
enigma
en tu manera,
tal vez no eres misterio,
todo el mundo te sabe y perteneces
al habitante menos misterioso,
tal vez todos lo creen,
todos se creen dueños,
propietarios, tíos
de gatos, compañeros,
colegas,
discípulos o amigos
de su gato.

Yo no.
Yo no suscribo.
Yo no conozco al gato.
Todo lo sé, la vida y su archipiélago,
el mar y la ciudad incalculable,
la botánica,
el gineceo con sus extravíos,
el por y el menos de la matemática,
los embudos volcánicos del mundo,
la cáscara irreal del cocodrilo,
la bondad ignorada del bombero,
el atavismo azul del sacerdote,
pero no puedo descifrar un gato.
Mi razón resbaló en su indiferencia,
sus ojos tienen números de oro.

Pablo Neruda

 

La perfección de la imperfección

Hace bastante tiempo que conozco las charlas de TED, conferencias sobre miles de temas impartidas  por grandes expertos, pero lo que no sabía es que están disponibles en formato Podcast para iPhone, de tal forma que las puedes descargar y escucharlas en cualquier sitio de forma offline sin ningún coste. La tecnología avanza y el conocimiento se extiende, por fortuna. Si no dispones de iTunes también puedes ver todas las charlas en YouTube, no hay excusas.

 Bien, el otro día fue el turno de Reshma Saujani, estadounidense de orígenes indios con su charla Teach girls bravery, not perfection (Enseña a las niñas a ser valientes, no perfectas).  Durante ocho minutos, Reshma nos cuenta su experiencia en el mundo de la política y como docente para demostrar cómo la educación que las mujeres reciben nos está privando de grandes cerebros que podrían mejorar el mundo en el que vivimos. Concreto con un ejemplo: en 1980, los estudiantes de 5º grado, niños de unos 11 años, se sometieron una prueba de una cierta complejidad, los niños más inteligentes se esforzaron por resolver el problema, en cambio, las niñas, cuanto mayor coeficiente intelectual tenían, antes se rendían.

El problema no está en una diferencia intelectual entre hombres y mujeres, sino en la forma en la que las mujeres afrontan las cosas. Un miedo a la imperfección que deja las salas de juntas vacías, los congresos, las universidades. Y no es solo un problema para ellas mismas, es un problema que libra a la sociedad de genios, como la niña que creó un algoritmo para detectar si un tumor es benigno o maligno para salvar a su padre.

Saujani cuenta que muchas niñas tienen miedo de levantar la mano y preguntar lo que no entienden, cómo prefieren dejar la pantalla del ordenador en blanco en lugar de mostrar el ejercicio bien hecho o cómo las alumnas que estudian Java dicen qué son ellas mismas las que tienen un problema, frente los chicos que señalan que es su ejercicio, y no ellos, el que está mal.

Podría alargar más este post, pero lo interesante sería ver el vídeo por uno mismo y sacar conclusiones para que la imperfección no se confunda con la mediocridad o el fracaso.

Este es el enlace: Teach girls bravery, not perfection con la transcripción en español.