Microliteratura

Murakami.jpg
“-Tengo la impresión de que dentro de mí no hay nada. No tengo personalidad, soy de un color indefinido. No tengo nada que ofrecer a los demás. Ése siempre ha sido mi problema. Me siento como un recipiente vacío. Dentro no hay ni una mísera cosa a la que se le pueda llamar contenido.

[…]

– De acuerdo, te ves como un recipiente vacío. ¿Y qué? ¿Qué importa eso? Si es así, entonces eres un recipiente maravilloso y muy atractivo. Nadie se comprende de verdad a sí mismo, ¿no crees? Basta con que sigas siendo un bonito recipiente. Un recipiente que cause buena impresión y en el que alguien, de pronto, le apetezca meter algo.

Los años de peregrinación del chico sin color. Haruki Murakami

 

Anuncios