Un puñado de expresiones castizas

En muchas ocasiones, cuando utilizamos una lengua de forma natural no nos damos cuenta de la rareza de las expresiones que utilizamos. Se dicen por costumbre y nunca nos paramos a averiguar qué significan realmente ciertas frases populares. Sin embargo, no pasa lo mismo cuando tenemos que aprender otro idioma y empezamos a traducir frases hechas y refranes.

Esto mismo le pasó a una filóloga francesa cuando llegó a España hace más de 10 años y empezó a escucha el español real, más allá de los libros de texto.  Según dice la propia Héloïse “En la Facultad no te enseñan las expresiones de este tipo que se usan en la calle, y las españolas son muy gráficas: ‘cagarse en la leche’, ‘montar un pollo’… Yo me las apuntaba porque si te paras a pensar en ellas son verdaderamente perturbadoras”.

Con_dos_huevos_-_Avance-001.jpg

Aunque en francés también hay expresiones de este tipo, no son tantas ni tan fuertes como las del español, por ello la autora empezó a investigar los orígenes, usos y significados de muchas expresiones, algunas de las cuales tuvieron que ser excluidas por su complejidad e incertidumbre.

Así apareció este libro, Con dos huevos: publicado en la editorial Astiberri, este libro cuenta con las ilustraciones de David García. Para él, estas frases, descontextualizadas y tomadas al pie de la letra, se tornan surrealistas, absurdas, siempre buscando el gusto por lo escatológico, casi inquietantes.  Además la autora quiso incluir una doble traducción al francés y al inglés para ayudar a los estudiantes y extranjeros en su misma situación.

Cagando_leches_-_Avance-001.jpg

Prueba de su éxito es que en 2015 vino la segunda parte de esta colección, recogida en Cagando leches, también ilustrado por David García. A continuación dejo algunas de las expresiones más curiosas.

Despedirse a la francesa

Entre la nobleza francesa del siglo XVIII, se consideraba una muestra de educación, una deferencia que se tenía de no interrumpir una reunión.

A buenas horas mangas verdes

El origen de la expresión hace referencia a la fama que precedía a los cuadrilleros de la Santa Hermandad, soldados que lucían un uniforme de mangas verdes y que, por lo visto, siempre llegaban tarde a la escena del delito.

Estar a dos velas

La hipótesis radica en las iglesias, que una vez finalizaba la misa, quedaban dos velas encendidas que alumbraban únicamente el sagrario y dejaban el resto en penumbra.

Montar un pollo

El origen se encuentra en la palabra poyo, el peldaño de piedra. Derivado del latín Podium, pedestal del que se valían algunos oradores en las plazas concurridas.

Marear la perdiz

Remite a cazar perdices con la ayuda de un azor, aturdíendolas y fatigándolas al dar vueltas.

Hablar por los codos

Remite a la forma de gesticular de las personas muy locuaces, que transmite que no solo se habla por la boca. Otros señalan que se relaciona con hincar los codos, locución verbal relativa al nivel de conocimiento de la persona habladora.

Anuncios

Cuando hilar es un arte

Después de unas cuantas semanas sin escribir, hoy os traigo un post muy cortito pero no por ello menos interesante. Hace unas semanas, de forma un poco azarosa, encontré un perfil de instagram sobre el bordado. Si soy sincera, a mí como mucha gente, la primera imagen que me viene a la cabeza cuando pienso en qué significa bordar es la de manteles y sábanas. Sin embargo a base de ver unas cuentas fotos como las que ahora te voy a enseñar, no es difícil darse cuenta que bordar, como otras habilidades manuales, puede tener múltiples caras y estilos, más allá de los clásicos que todos imaginamos.

El arte, en sí, no son los materiales ni las técnicas; es la combinación de estilos, medios e historias, salpicadas -esencialmente- de mucho talento.

Espero que disfrutes de estos bastidores que bien podrían ser cuadros.

Sarah Benning

Teresa Lim

Meredith Woolnough

Chloe Giordano

chloe-giordano-3chloe-giordano-2chloe-giordano

Izziyana Suhaimi

 

Ana Teresa Barboza

ana-teresa-barbozaana-teresa-barboza-3ana-teresa-barboza-2

Extra-ordinary

Internet ha abierto puertas que hasta no hace mucho parecían cerradas. Gracias a las nuevas tecnologías los jóvenes talentos pueden darse a conocer ya sea como escritores, como músicos o como no, como ilustradores.

Sin embargo, aunque internet ha ayudado notablemente, generalmente, siguen siendo obras maestras desconocidas. Una de esas gratas sorpresas que uno puede descubrir bajo, también hay que decirlo; un puñado de escombros es la de Li Chen. Esta joven autora ha plasmado en su irónica serie llamada Extra Ordinary sus vivencias con su novio Jordan y su gato, sin olvidar un toquecito de humor y sobretodo mucha fantasía, una mezcla explosiva e innovadora.

Hasta el momento, tras una continua publicación semanal en su página web, Li Chen ya ha alcanzado el número 304. Su estilo que ya ha creado un gran número de fans,  ha permitido recopilar sus tiras en dos volúmenes que en menos de 6 días gracias a su público fiel, consiguió los objetivos de la autora, los 35.000$. No sabemos por donde seguirán estas locas aventuras de Chen, pero por el momento si te animas a seguirla, no te faltarán risas por a su desbordante imaginación y un alto nivel estilístico.

Imagen

Imagen

Imagen

This is

Imagen

M. Sasek nació en Checoslovaquia en 1916. Aunque su vocación siempre fue la del arte sus padres estimaron esta actividad poco provechosa y bajo constantes críticas, se vio obligado a iniciar la carrera de arquitectura. Sin embargo, la semilla siempre quedo ahí y nunca olvidó sus primeras intenciones. Cuando el gobierno comunista tomó el poder tras la Segunda Guerra Mundial, se vio obligado a residir en Munich donde trabajó haciendo diversas labores en la radio. Durante un viaje a París, Sasek se percató de la escasez de libros de viajes dedicados a los niños y es aquí donde ideó la serie conocida como This is.

El primer libro, titulado This is Paris apareció en París en 1959 y tuvo una total acogida gracias a sus imágenes coloridas, su curioso sistema de perspectiva y por los textos que acompañaban, llenos de referencias históricas entretenidas y curiosas que incitaban a los niños a querer leer y conocer. En su momento, el libro dedicado a París tuvo tanta fama, que se hicieron otros similares de Londres, Nueva York, Roma o San Francisco entre otras tantas ciudades. En todos ellos detalla los medios de transporte, los platos típicos, los trajes regionales, etc.  Y como esto nunca fue suficiente para Sasek, aún fue más allá y viajó hasta Australia e Israel. Este último libro gozó de tantas aclamaciones que pasó a convertirse en una película animada.

Sin embargo, los grandes artista no siempre son recordados. En España se empezaron a publicar en los años 60 y jamás volvieron a salir a la luz salvo en algún cajón de alguna librería de viejo. En otros países europeos, sus ilustraciones nunca se incluyeron en los planes de estudios de Historia del Arte o disciplinas similares y solo recientemente Inglaterra a vuelto a reeditar toda  la serie. Curiosamente, algunos manuales antiguos  de inglés  de la época de los setenta se acompañaban de las viejas ilustraciones de Sasek sobre Londres. Por todo ello, si eres de los que te gusta recordar aquellos aires locos de los sesenta y te gusta viajar por el mundo solo te queda echarle un vistazo a algunas de sus grandes ilustraciones:

Imagen

ImagenImagen