A caballo entre el papel y lo digital

Una de las cosas que me gusta hacer cuando voy en transporte público es fijarme en quién va leyendo, cómo lee y qué lee. Sin embargo, en los últimos tres años, se ha ido extendiendo el libro electrónico y por lo tanto tenemos que decir adiós a las cubiertas de papel. Es ahora cuando seguro que  te vienen a la mente las siguientes preguntas: ¿libro electrónico o en papel? ¿Desaparecerá el papel? ¿Cuál es mejor? Aquí os dejo algunas posibles respuestas.

libro electrónico vs digital

  • ¿Qué leemos? Lo primero que debemos pensar es qué solemos leer. No es lo mismo la persona que lee libros de no ficción, a clásicos o novelas de entretenimiento. Ningún género es peyorativo, lógicamente, pero sí debemos tener en cuenta que hay ciertos libros en los que merece la pena invertir un poco más. Por ejemplo, quizá no te interese gastar mucho en un libro que has comprado para leer en la playa y entonces puedes utilizar la versión digital, en cambio un clásico, tu libro favorito, un libro de recetas para consultar o un manual cargado de fotografías pierde sentido fuera del papel. Tampoco podemos olvidar que en el mundo digital nos olvidamos del coleccionismo de libros preciosos y/ o antiguos, perdemos las cubiertas de diseño y solo nos centramos en el contenido.
  • ¿Para qué leemos? El libro electrónico es la opción ideal para leer en otro idioma porque los eRader suelen tener diccionarios integrados en los que con solo pulsar sobre la palabra vemos el significado, también es buena opción para lecturas rápidas, sin embargo, está demostrado que todo lo que leemos en una pantalla está sujeto a más distracciones o a una lectura más superficial, no tan enfocada al aprendizaje. Pasar páginas, poder subrayar, utilizar colores y hacer anotaciones aumentan la concentración y sobretodo la capacidad de memorización. Los seres humanos somos animales y aprendemos mediante la experiencia y los sentidos, por tanto, los libros de texto y los libros infantiles son más provechosos en papel.

libro electrónico

  • ¿Cuánto leemos? Hay muchas personas que leen entre uno o dos libros a la semana. Si compraran esos 8 libros al mes, tendrían una media de 96 libros al año, hecho que en pisos pequeños puede ser bastante insostenible. Los grandes lectores suelen preferir por este motivo comprarse un eReader que apenas alcanza los 200 gramos y que además pueden llevar a todas partes. Aquí quiero hablar de un fenómeno que observo y he corroborado con otras personas: La mochila digital. Todo lo electrónico, no pesa y no ocupa por eso la gente tiene la necesidad de tener todo en un dispositivo a modo de biblioteca. Por ejemplo tenemos 200 canciones en el móvil (aunque no las escuches), bajamos 300 películas y con los libros no podía ser menos. El tener más libros nos hace picotear en todos y en ninguno, por lo que un eRader con cinco libros que vayas a leer de verdad, es más útil que llevar 100 que puede que algún día leas. Leer en digital te permite calcular el tiempo de lectura y marcarte objetivos reales y factibles, siempre y cuando seas capaz de planificarte, y eso no sucede con 100 libros en la lista.
  • El valor de las cosas. Si fueras a trabajar gratis, demostrarías que lo haces no vale nada. Si consigues un libro robado o pirateado entonces lo que lees tampoco vale nada. Mucha gente se ha pasado al eBook porque leer ahora es gratis, tenemos 100 libros que nos vienen de por sí por comprar el dispositivo y otros tantos pirateados. Personalmente, creo que cuando la gente ha probado que los libros pueden ser gratis, le es más difícil volver a pagar por algo por lo que antes no pagaba y podía robar con un clic y anónimamente, por eso, las subscripciones literarias pueden ser una buena opción donde por una cantidad fija se pueden bajar un cierto número de libros al mes, igual que pasa con Spotify o Netflix.

Como conclusión, ¿los libros desaparecerán? No lo creo. Una vez que uno ha leído un periódico no tiene sentido guardarlo porque las noticias son hechos efímeros, en cambio, los libros son herramientas de consulta o entretenimiento que merece la pena tener por practicidad o nostalgia. Por mi parte, sigo prefiriendo el papel, pero para ciertas lecturas puede ser muy cómodo, especialmente para la espalda o los ojos.

libro en papel

Anuncios

Libros para leer y releer (I)

Se acerca la navidad  y mucha gente se propone leer más, regalar libros o leer un poco aprovechando el tiempo libre. Libros hay muchos, pero inolvidables hay pocos. Por eso hoy comparto contigo en esta primera parte algunos de los libros que más he releído para que te animes aunque ya los conozcas, a adentrarte en ellos una vez más.

Aleph y Ficciones. Jorge Luis Borges. Si este blog recibe el título de laberinto es por algo y Borges tiene mucha culpa. La primera vez que leí estos dos libros no terminaron de gustarme, eran cuentos complicados y algunos incluso con un final decepcionante. Pero los volví a leer no una segunda vez, muchas veces. Borges utiliza las matemáticas, la filosofía, mezcla ficción y realidad y sobre todo, da mucho que pensar. Si lees la Biblioteca de Babel, sabrás de lo que estoy hablando.

Pedro Páramo. Juan Rulfo. Si ves la entrevista que realizaron a Juan Rulfo en el programa A fondo (años 70), podrás comprobar que Rulfo era como sus personajes: misterioso y de pocas palabras. Leer Pedro Páramo puede ser muy adictivo. La primera vez, lo leí de un tirón porque necesitaba averiguar el sentido de Comala y sus habitantes, la segunda vez, con algo más de calma entendí mucho más de su simbología y significados.

pedro-paramo

Tres sombreros de copa. Miguel Mihura. Quién no ha oído hablar de esta obra de teatro. Además del gran sentido del humor de su autor, es uno de los primeros ejemplos de comedia del absurdo. Su humor en el fondo revela soledad y frustración, no se puede dejar pasar por alto.

el-gatopardo

El gatopardo. Giuseppe Tomasi di Lampedusa. Uno de los pasajes más famosos es “Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie”. “¿Y ahora qué sucederá? ¡Bah! Tratativas pespunteadas de tiroteos inocuos, y, después, todo será igual pese a que todo habrá cambiado”. “…una de esas batallas que se libran para que todo siga como está”. Una novela perfecta para entender los cambios políticos y los conflictos generados por los cambios.

alicia-en-el-pais-de-las-maravillas

Alicia en el País de las Maravillas. Lewis Carroll. Puede ya hayas visto la película o leído el libro, pero muy poca gente conoce la simbología de esta novela. Detrás de la fábula se esconden múltiples alusiones a la educación y costumbres de la época: intolerancias, rígidas costumbres, prisas o crisis de identidad.

yasunari-kawabata-mil-grullas

Mil grullas. Yasunari Kawabata. Un libro que en una primera lectura puede resultar poco atrayente pero si lo lees con calma vas a encontrar belleza y poesía como estas: “El tiempo pasó. Pero el tiempo se divide en muchas corrientes. Como en un río, hay una corriente central rápida en algunos sectores y lenta, hasta inmóvil, en otros. El tiempo cósmico es igual para todos, pero el tiempo humano difiere con cada persona. El tiempo corre de la misma manera para todos los seres humanos; pero todo ser humano flota de distinta manera en el tiempo”. El título viene de la leyenda japonesa en la que aquel que haga mil grullas de papel recibirá un deseo de una grulla, como curarse de una enfermedad o tener una vida larga.

azul

Azul. Rubén Darío. Azul es el color del arte o así dicen: “Sí, el arte es el azul, pero aquel azul de arriba que desprende un rayo de amor para encender los corazones y ennoblecer el pensamiento y engendrar las acciones grandes y generosas”. Una gran obra para disfrutar de la belleza, de la poesía y el arte en sí mismo. El modernismo en su más puro absoluto.

rayuela

Rayuela. Julio Cortázar. Rayuela es la antinovela por excelencia. Un libro que hay que leer dos veces en cada uno de los sentidos que propone el autor. Si te gusta París y su vida bohemia, el jazz y las reflexiones literarias, no deberías dejar de leerlo.

el-guardian-entre-el-centeno

El guardián entre el centeno. D. Salinger. Hubo un tiempo en el que esta novela se consideró el libro favorito de los asesinos, pero nada más lejos de la realidad. Esta novela es una bildungsroman del estilo de La campana de cristal de Silvia Plath sobre los conflictos vitales de un adolescente.

yerma

Yerma. Federico García Lorca. Una de las mejores obras del teatro español que no solo hay que leer si no releer para poder extraer todo el jugo a la descripción tan profunda del área rural que hace el poeta, sin olvidar la defensa del mundo femenino gracias a la combinación de la poesía, el mito y la realidad.

Para qué sirve la literatura

En días como hoy donde todo es rápido, ¿por qué leer? ¿Por qué leer si más tarde estrenarán una película o una serie? Si las videoconsolas, series, películas, videoclips ya llenan nuestro escaso tiempo de ocio de forma más rápida y completa, si una imagen vale más que mil palabras, ¿por qué leer? Verdaderamente, una palabra vale más que mil imágenes: una fotografía del  mar nos evoca una sola idea, un solo mar, en cambio, el mar, como palabra es diferente para cada lector. Posiblemente mi mar sea muy distinto del tuyo, quizá el mío es verde o el tuyo azul, quizá hay una puesta de sol o en el tuyo sea de noche. Además, se cree que leer  previene la locura, porque permite vernos reflejados en muchas vidas y canalizar ideas. Por eso, como un libro te puede evocar muchas ideas —esas ideas tan profundas y temidas—  te dejo este vídeo de la página School of Life, una web dedicada a la filosofía y a la reflexión sobre temas cotidianos de la vida.

book-1149031_1920

Quédate con estas cuatro razones cuando tengas dudas. Son solo cuatro pero no hacen falta más:

  1. Te ahorra tiempo de aprendizaje: es un viaje en el tiempo y espacio a través de muchas vidas.
  2. Te hace ser mejor persona: nos aportar ejemplos de virtud y nos ayuda a medir las consecuencias de nuestros actos.
  3. Es una cura para la soledad: los libros reflejan a los seres humanos tal cual somos, sin tabús.
  4. Te prepara para el fracaso: grandes obras tratan sobre el fracaso de un modo distinto, sin juzgar y de una forma más flexible.

Como dijo Henri Frédéric Amiel se escribe por “la sed de ser feliz sobre un fondo de angustia y de desesperación”. Pero sobre todo, porque la literatura es la mejor medicina para el alma que no solo entretiene, nos ayuda a vivir con sabiduría, bondad y cordura.

http://www.thebookoflife.org/what-is-literature-for-3/

 

Cosas raras que se escuchan en las librerías

Si ya has leído el libro que te recomendé hace unas semanas, Libro de reclamaciones, y te gustó, este nuevo título tampoco te va a dejar indiferente: Cosas raras que se oyen en las librerías. No tiene desperdicio porque si has trabajado en comercio o de cara al público, seguro que ya sabes por dónde vienen los tiros. Hay clientes de lo más variopinto y algunos con un déficit cultural importante, por eso, cualquier lector con un mínimo de sentido común encontrará este libro de lo más curioso y entretenido.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Jen Campbell, la autora de este libro se crió en el norte de Inglaterra, pero tras terminar Filología Inglesa, se fue a Londres donde trabajó en varias librerías de viejo. De sus experiencias y anécdotas obtenemos este libro, dividido en cuatro secciones, la última añadida por la editorial Malpaso en la que se recogen anécdotas de librerías españolas. Un claro ejemplo de que el mundo está lleno de gente muy rara o graciosa (y a veces las dos cosas).

El libro, que se publicó en 2012, se convirtió en un éxito inmediato, llegando a ser best seller del Sunday Times y Finalista de los Premios Goodreads. En sus 150 páginas hay cientos de anécdotas de fácil y rápida lectura, algunas incluso acompañadas de simples pero claras ilustraciones que nos ayudan un poco más a no poder reprimir la carcajada.

cosas-raras-que-se-oyen-en-las-librerias

A continuación, voy a dejarte unos cuantos ejemplos como de costumbre, pero antes de terminar no puedo pasar por alto que su autora, además de este libro también ha publicado The Bookshop Book, donde habla de las mejores y más curiosas librerías del mundo, desde la más antigua, a la más pequeña, o incluso a la más alta en medio de una montaña.  Un libro sobre las historias que albergan todas las librerías. Sé lo que estás pensando, apúntalo en tu lista de lecturas pendientes. Además, la autora tiene un canal de YouTube https://www.youtube.com/user/jenvcampbell/videos en el que trata temas relacionados con la industria del libro, poesía, relatos cortos, o cuentos, entre otros. Espero que te animes a leerlo y si lo haces lo compartas en los comentarios.

 

LIBRERO: ¿Puedo ayudarlo en algo?

CLIENTE: Sí, ¿dónde están los libros de ficción?

LIBRERO: Ahí, en la pared del fondo. ¿Busca alguno en particular?

CLIENTE: Cualquiera de Stefan Browning.

LIBRERO: No lo conozco, ¿qué tipo de libros escribe?

CLIENTE: Ni siquiera sé si ha escrito… Verá, yo me llamo Stefan Browning y me gusta entrar en las librerías para ver si alguien con mi nombre ha escrito un libro.

LIBRERO: Ya…

CLIENTE: Porque así lo puedo comprar, llevarlo encima y decirle a la gente que tengo una novela publicada. Todo el mundo pensará que soy la hostia, ¿no le parece?

  ***

CLIENTE: ¿Tiene algún libro de chistes sobre suegras? Se lo quiero regalar a la mía, así como de coña. Pero una coña que va en serio, ¿comprende?

 ***

CLIENTE (sosteniendo un libro de cocina): ¿Le importa que fotocopie esta receta?

LIBRERO: Pues sí, me importa.

 ***

LIBRERO: Muy bien. Con el coste de envío incluido, el total suma 13,05 libras. Por favor, deme el número de su tarjeta para hacer el cargo.

CLIENTE: No, ni hablar. Le exijo que me cobre 12,99. No voy a pagar ninguna cantidad que empiece con el número trece. Usted intenta echarme el mal de ojo. O cambia el total o buscaré una librería donde no deseen que me caiga por una alcantarilla y me muera. ¿Entendido?

 ***

HOMBRE: ¿Tenéis carteles de películas en blanco y negro?

LIBRERO: Sí, están por allí.

HOMBRE: Perfecto. ¿Hay alguno con Adolf Hitler?

LIBRERO: ¿Perdone?

HOMBRE: Adolf Hitler.

LIBRERO: Bueno, diría que no actuaba en películas.

HOMBRE: Claro que sí. Era americano. Judío, si no recuerdo mal

 ***

CLIENTE: ¿Tienen la novela de Philip Pullman,  El libro del polvo?

LIBRERO: No. De hecho, ni siquiera se ha anunciado una fecha de publicación.

CLIENTE: Lo sé, pero pensaba que quizá lo tendrían por ser una librería de lance.

LIBRERO: De lance significa «de segunda mano», no «de lanzamiento». Aquí sólo vendemos libros del pasado, no del futuro.

CLIENTE: ¡Ahh!

 ***

CLIENTA: ¿Tenéis relatos en los que Robin Hood no robe a los ricos? Mi esposo se llama Robin y quiero hacerle un buen regalo por su cumpleaños, pero es un financiero así que..

 ***

CLIENTE: ¿No tendrá uno de Javier Marías, pero con vampiros?

¿Puedes adivinar emociones?

jack-nicholson

Gracias a The New York Times todos aquellos a los que el teléfono móvil aún no ha robado la sensibilidad y el gusto por la lectura estamos de enhorabuena. Según nuevos estudios, leer ficción literaria aunque sea unos minutos cada día ayuda a obtener mejores resultados en pruebas de medición de la empatía y la inteligencia emocional. Este simple hecho puede convertirse en un punto a favor para el mundo literario en contraposición a la ficción popular o bien otros tipos de lectura. ¿Interesante, no? Pues sí, y además con bastante lógica. Los libros de determinada calidad literaria permiten al lector comprender la psicología y evolución interior de cada personaje, pudiendo ser estos de muy diferentes pareceres. Como todo autor sabe, cada rasgo de personalidad, posiciona al lector en favor o en contra de un personaje o hasta del propio libro, ello explica esta gran cantidad rasgos emocionales y su precisión, lo cual nos permiten ponernos en la piel de cada personaje y vivir diferentes experiencias como en carne propia desde el cómodo sofá de nuestra casa.

The New York Times ha puesto a disposición del público un cuestionario en línea para comprobar estos nuevos estudios y para ponernos a prueba sobre nuestra capacidad para asocia miradas y sentimientos. Aquí tienes el enlace, ttp://well.blogs.nytimes.com/2013/10/03/well-quiz-the-mind-behind-the-eyes/  mis resultados fueron 26/30, anímate y comparte tus propios resultados en forma de comentario.