Maneras de amar: un GPS para el alma

Muchos de nosotros hemos oído hablar del término apego en los últimos años. Las crianzas con apego: el fin de los biberones, las cunas y cualquier medio que suponga imponer una barrera o industrialización de la relación entre padres. Sin embargo, la teoría del apego va más allá de la puericultura, ya que existe un apego adulto como estableció Amir Levine en su libro Maneras de amar (2012).

Según cuenta en su libro, tras pasar un tiempo en el área de neonatos de un hospital, Levine empezó a darse cuenta que había una relación entre el apego infantil y el apego adulto y decidió empezar a investigar más sobre ello:

Los seres humanos, en la prehistoria, solían ser cazadores independientes hasta que empezaron a darse cuenta que aquellos que tenían una pareja o un grupo de apoyo tenían una mayor tasa de supervivencia, inculcando este principio de seguridad a sus descendientes.

Our society puts a lot of emphasis on being independent of our romantic partners, but that doesn’t hold water. It’s not our biology. Dependence is a fact. People should really understand that attachment is a powerful force. When you become dependent, the other person’s happiness is in your hands. It’s a big responsibility.

Algunos Homo Sapiens consideraron que, dado el riesgo en el que vivían, era una pérdida de tiempo preocuparse por otro y poner en riesgo sus vidas, otros lo pusieron en práctica de forma natural y un tercer grupo empezó a preocuparse ansiosamente por su compañero, desarrollando una hipervigilancia precisamente por la brevedad de sus vidas, ya que además, la existencia de un compañero sustentaba su propia existencia. Así es como nacieron las principales tendencias sentimentales de los seres humanos: el seguro, el ansioso y el evasivo. Tres conductas predispuestas que no vienen determinadas por la crianza o la educación, sino de forma genética por nuestros antepasados:

  • Las personas seguras suelen ser cálidas y cariñosas, son las que anhelan momentos de intimidad y seguridad.
  • Las personas ansiosas suelen obsesionarse, controlar y dudan que la capacidad de amar de la otra persona esté a la altura de la suya propia.
  • Los evasivos valoran su intimidad y su independencia y prefieren un alejamiento.

Según Lavine estas tres categorías son aplicables a todos los seres humanos y, aunque es difícil establecer si alguna conducta es mejor que otra, estas conductas explicarían porqué hay gente incompatible entre sí y decidió compartir sus conocimientos en este libro para que la gente dejase de ser  víctima de sus propias circunstancias y entendiese mejor sus relaciones afectivas y las de sus allegados.

“When your partner feels s/he has a secure base to fall back on (and doesn’t feel the need to work hard to get close), and when you don’t feel the need to distance yourself, you’ll both be better able to look outward and do your own thing.”

Si te ha resultado interesante y quieres saber más, puedes encontrar el libro en su web:

http://www.attachedthebook.com/ (En español está traducido como Maneras de amar).

Y si quieres intentar averiguar a qué tipo de persona perteneces puedes hacer estos test:

Anuncios